Homo poeticus

Homo poeticus

Por Juan Coronado

Mi abuela me decía que yo llevaba la poesía en la sangre: Desde entonces no me interesan ni el trabajo ni el placer ni el amor. Vivo para la poesía. De ella se nutren todas las partículas de mi cuerpo. Los efluvios todos de mi anatomía gritan: poesía, poesía, poesía. Mi primera composición poética fue una especie de prefiguración del pañal desechable. Antes de conocerte te adivinaba. Y no se crea que fui tan precoz que escribía en la cuna, no. Componía en el pensamiento cuando apenas podía decir “bu,bu,ta,ta”. De ahí deduzco —y resuelvo de paso una vieja polémica— que el pensamiento precede al lenguaje.

Aprendí a escribir a los cuatro o cinco años (más tarde que Sor Juana, lo cual me da una infinita rabia, pues cómo puede ser que me gane una mujer) y desde entonces lleno y lleno papeles blancos sin el menor asomo de angustia. Nunca he dado uno solo de mis poemas a la letra impresa. Ya cuando me muera que se peleen los editores por publicar en 30 tomos mi poesía completa. No le tengo ninguna fe a la fama. Es más, creo que me haría daño. Por lo único que me gustaría publicarla, sería por hacer palidecer de rabia (por más que trato de evitar el ritmo y la rima, me persiguen como una maldición) a los 4 mil 827 finos poetas de nuestro valle.

La vida es triste para mí porque no puedo abrir la boca sin que salte una sinécdoque, una sinestesia o un oxímoron travieso. Los versos se me encabalgan a las piernas y no me dejan vivir una existencia simple y común. En los restoranes, por ejemplo, los meseros no entienden mis elipsis y termino comiendo lo que comería un canario ya ahito y cansado. A mi mujer no le hacen ninguna gracia mis hipérboles cuando discutimos sobre la personalidad de mi nunca bien ponderada madre política.

Es una desgracia el haber nacido con este don de querer hermosear las palabras. No saben cuánto envidio la forma de ser de las criaturas simples. No saben el martirio que representará, el próximo primero de septiembre, el ir acomodando mentalmente el discurso en endecasílabos polirrítmicos. Porque hasta eso tengo mal; no sólo la boca sino el oído. Cuando escucho, cuento sílabas deshago hiatos y voy rimando puntillosamente todo lo escuchado. Maldigo el día que leí el manual de Tomás Navarro Tomás. Mi obsesión es siempre trasladar al eje paradigmático todo lo que está sucediendo en el eje sintagmático. Veo metáforas y metonimias donde todos ven el simple pan y el dulce vino. Hasta en la lengua de ternera guisada con jitomate veo la distancia entre significante y significado y concluyo que, en verdad, el signo es arbitrario.

Todo mi transcurrir por el muno es un desfile de sememas y lexemas que me sobrecalientan el lóbulo del cerebro donde se deposita la facultad del lenguaje. Gracias a Dios, cuando sueño, lo hago siempre en verso libre y sin abuso de recursos retóricos. En las mañanas es cuando estoy más sobregirado y le doy fuerza a la composición gongorina o me lanzo sobre infinitas paráfrasis del Primero sueño de nuestra más alta dama del verso. En las tardecitas ya estoy relajadón y me salen dulces voces a la Campoamor o Nervo. Apenas empieza a anochecer y me pongo rubendariano a más no poder.

Hace mucho que no hago el amor porque no hay quien me aguante una cabalgata épica a la manera de la Araucana o el Mío Cid. No es fácil ser poeta de esta magnitud. Un día, con un plato de sopa de letras, reproduje íntegramente El cementerio marino de Valéry… y en francés, para más detalle.

La gente como que te empieza a hacer el vacío. Nadie te puede preguntar si estudias o trabajas porque te ve en los ojos el peso completo de todos los manuales de poética, retórica, ciencia y arte del estilo y demás auxiliares para la teoría de la composición poética. Tu cara misma refleja toda la carga de los sonetos, silvas, endechas, redondillas y romances que tienes entre pecho y espalda. Sólo cuando tengo que hacer un cheque y poner la cantidad en letras, me deja de salir la rima y me sale una simple prosa poética.

Mi última lista del mercado, bien la podría firmar José Juan Tablada o alguno de los poetas concretos del Brasil. Y ya no escribo más porque, porque en verdad les digo que, de seguir así, les soltaría en este mismo instante la verdadera historia de la corrupción en México en dodecasílabos trocaicos.

NOTA DE LA REDACCIÓN

Encontré este texto por casualidad, como suceden muchas cosas. Amarillento y descuidado el papel porque debe tener unos cuarenta años de edad. A ese descuido entendible se suma el de la falta de fecha, aunque estoy cierto que debe haber sido publicado en el suplemento sábado del periódico unomásuno.

No sé si estuve presente cuando Huberto Bátis le metió mano empuñando el flamigero lápiz con el que tachaba faltas y engrandecía la redacción de lo que le pusieran enfrente, pero casi puedo jurar que identifico las frases que cambió el gran Maestro.

El texto me sigue pareciendo impecable y genial y así como en su momento decidí sumarlo a algún proyecto de dossier, hoy me parece justo y necesario publicarlo en este espacio para poder compartirlo y con ello demostrar que no soy del todo egoísta.

Por supuesto busqué en internet (donde casi todo se encuentra) a Juan Coronado y en un sitio de Literatura INBA encontré esta información y la foto del autor que aquí publicamos.

Nació en la Ciudad de México el 29 de marzo de 1943; falleció el 12 de octubre de 2021. Ensayista y narrador. Obtuvo la Maestría en Literatura Iberoamericana y el Doctorado en Letras en la FFyL de la UNAM. Fue profesor en la FFyL. Colaborador de El BuscónEl FaroLos EmpeñosSábado, y Vaso Comunicante.

 

Banksy para presidente

Banksy para presidente

Imaginando un mundo liderado por el artista callejero extraordinario

Por Juan José Díaz Infante

 

“Me da alegría ver estudiantes de Columbia manifestándose

pacíficamente en contra de la situación actual en Gaza,

mismos que todavía tienen capacidad de

compasión y capacidad de pensamiento”

Omar Gasca

 

Primero definiciones

 

Banksy

Banksy es el pseudónimo de  un artista callejero, activista político y director de cine, se asume que vive en Inglaterra. Sus obras a menudo combinan humor negro con graffiti ejecutados con una técnica distintiva de uso del stencil. A pesar de su popularidad, su verdadera identidad sigue siendo desconocida.

Derecho de expresión

El derecho a la libertad de expresión está consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que describe sus elementos fundamentales como derecho consustancial a todas las personas. Posteriormente, ese derecho ha quedado protegido en infinidad de tratados internacionales y regionales.

Grafiti

Los grafitis son, en términos generales, escritos deformados y estetizados que dejan registro del nombre de su autor, también denominado tag. Se realizan principalmente con pintura en aerosol, haciendo en algunos casos variaciones con látex, esmaltes e incluso plumones.

El grafiti es el medio de comunicación y expresión más frontal, pues su autor de forma anónima y fugaz expresa sus ideas y sentimientos. Es una manera de hacer declaraciones públicas importantes de todo tipo.

El grafiti, se debate si es vandalismo o arte, sin embargo, en Berlín el grafiti es legal si éste le sube el valor a la propiedad y por el contrario es un crimen si le baja el valor a la propiedad. Esto es un paradigma que deberíamos de extrapolar en estos tiempos en los que vivimos una realidad grafiteada. La verdad, la postverdad, la verdad histórica, las noticias falsas, la mentira y los otros datos. Todos estos recursos mediáticos son grafiti de la libre expresión y de la comunicación.

La libre expresión está sufriendo un tratamiento similar al grafiti y por eso es importante mencionarlo junto a Banksy y el paradigma de si el grafiti mediático al subir el valor de la propiedad deja de ser un crimen. Lo mismo debiese de considerarse las manifestaciones pacíficas dentro de las universidades esta semana en Estados Unidos. Las manifestaciones se consideran grafiti y vandalismo. Dónde está la justicia y la  legalidad, cuando un país como los Estados Unidos arresta a una serie de estudiantes, para que no vaya a haber violencia, y simultáneamente permite que bombardeen escuelas y hospitales con premeditación, alevosía y ventaja. Es la fórmula del grafiti al revés, un bombardeo de civiles no es vandalismo, pintar una pared merece cárcel.

Cuando Picasso, indignado, pinta el Guernica, una pintura fuera de serie que muestra a un pueblo en un momento de terror, fue en una situación similar. El bombardeo del pueblo de Guernica, un acuerdo vil entre Franco y Hitler para experimentar qué sucedería si se realizaba un bombardeo sobre objetivos civiles. España le permite a Hitler bombardear Guernica para probar armas y resultados, sólo por experimento. Lo curioso es que Franco nunca fue acusado por crímenes en contra de la humanidad. La sociedad civil decidió que no había que darle nombre a sus atrocidades, el grafiti realmente debería de ser castigado.

Regresando al derecho de expresión, como una libertad mínima ante las atrocidades, debe de haber un respeto absoluto a alguien que no está de acuerdo con una matanza de civiles, sin embargo, varias universidades esta semana en Estados Unidos han generado demostraciones pacíficas buscando que se resuelva el problema del genocidio que está provocando Israel en Gaza. La respuesta de las administraciones de las universidades ha sido llamar a la policía y ha habido cientos de arrestos. En algunos casos excepcionales, la policía se ha rehusado a acudir bajo el argumento de que son demostraciones pacíficas sin violencia.

Estamos viviendo tiempos extraños, Donald Trump puede anunciar cualquier acción ilegal que se le ocurra y parece que por haberla hecho vía Twiter (ahora X) y la hizo pública, él mismo, considera, que ya es legal. Por otro lado cualquier persona dice que «tiene otros datos» y ya con eso basta para que los argumentos se diluyan sin conclusión, ni respuesta. Nuestros políticos han hecho que todo sea irrelevante. Mañana se  podría publicar en las redes que murió Carlos Santana y resulta que solamente es un ejercicio alarmista de Fake News y no pasa nada. Sin embargo la vida se atora cuando Wikileaks publica algo que es verdad y resulta que no hay ninguna intención institucional interesada en publicar verdades y la consecuencia es que Julian Assange debe de ir a la cárcel.

El caso Palestina es un genocidio andando. Vivimos una especie de dislexia, donde ya no sabemos si el grafiti ideológico que vivimos le sube o le baja el valor a nuestra propiedad, llamada “nuestro Mundo”. Movimientos globales requieren juicios globales de cultura del grafiti. Si las acciones le suben el valor al mundo, son legales, si le baja el valor al mundo, son un crimen. La generación sistemática de pobreza es un crimen.

En un panorama político empañado por la división y la desilusión, me gustaría proponer un ejercicio imaginario, proponer un candidato sorprendente para cambiar el status quo: propongo al enigmático artista callejero conocido sólo como Banksy. Con sus obras de arte que invitan a la reflexión y su enfoque intrépido para desafiar a la autoridad, Banksy ha capturado la atención de millones de personas en todo el mundo, generando llamados para que asuma el cargo más alto de cualquier país. Efectivamente la propuesta es candidatearlo para que pueda ocupar la presidencia de cualquier país.

Si bien la candidatura de Banksy pudiera parecer poco convencional, sus credenciales como defensor de la justicia social y la libertad de expresión son irreprochables. A través de sus icónicos murales e instalaciones subversivas, Banksy ha abordado cuestiones que van desde la desigualdad de ingresos y la degradación ambiental hasta la corrupción gubernamental y los abusos de los derechos humanos.

¿Pero cómo sería una presidencia de Banksy? Para empezar, probablemente no se parecería a nada que el mundo haya visto jamás. Atrás quedaría la retórica rancia y las promesas vacías de los políticos tradicionales, reemplazadas por una refrescante dosis de honestidad, integridad y talento artístico.

Como presidente, Banksy utilizaría su plataforma para amplificar las voces de los que no tienen voz y destacar las injusticias que aquejan a la sociedad. Su administración estaría marcada por la transparencia, la rendición de cuentas y un compromiso firme con la defensa de los valores de la democracia y la libertad.

Pero quizás lo más importante es que una presidencia de Banksy serviría como una llamada de atención para el establishment, desafiando las estructuras de poder arraigadas e inspirando a una nueva generación de activistas y agentes de cambio para levantarse y exigir un mundo mejor.

Por supuesto, la idea de que Banksy se postule para presidente puede no ser más que una quimera. Después de todo, la verdadera identidad del artista sigue siendo un secreto celosamente guardado y su aversión a ser el centro de atención está bien documentada. Pero en un mundo desesperado por un liderazgo visionario e ideas audaces, la idea de una presidencia de Banksy ofrece una tentadora visión de lo que podría ser.

Entonces, mientras lidiamos con los desafíos del presente y miramos hacia el futuro con esperanza e incertidumbre, tal vez sea hora de preguntarnos: ¿por qué no Banksy para presidente? El Presidente anónimo.

Su primer discurso, hagamos un  ejercicio imaginario para un nuevo mural de Banksy, el muro está vacío en Washington o Virginia. Unos policías americano style armados hasta los dientes arrestan seis señoras con bolsas para que dejen de molestar, esto sucede del lado izquierdo del muro; del lado derecho, un personaje de cuello blanco llega con una caja de balas y le surte armamento a un soldado con seis ametralladoras, una bazooka y seis bombas que automáticamente se están lanzando sobre un hospital que se encuentra en la extrema derecha del muro, el escenario está lleno de civiles y una niña está tratando de cerrar la ventana para que no pasen las balas…

El presente artículo ha sido publicado simultáneamente en: Revistadesubastas.com y en el periódico PLAZA DE ARMAS de Querétaro

Bienal de Venecia 2024, el Arte puede esperar

Bienal de Venecia 2024, el Arte puede esperar

Por Juan José Díaz Infante

.2024 es un año de grandes contrastes, más bien contrapuntos, con lo que respecta a una posible “sociedad global”, totalmente disléxica, para muestra, un botón:  Donald Trump, candidato a la presidencia de los Estados Unidos está en una corte dormitando mientras se elige a un panel de jurado que no tenga un sesgo hacia Trump, casi una misión imposible. En medio de estas grietas de realidad y de contexto, existe la posibilidad de que Trump vuelva a ser presidente de una nación que quiere seguir siendo líder del mundo y al mismo tiempo, en lo personal, Donald también trate de evitar ir a la cárcel gracias al fuero político que se le otorga a un presidente. Una estrategia totalmente avant garde es ganar las elecciones para evitar el ir a la cárcel. Medio y mensaje totalmente tergiversados. De manera totalmente especulativa de mi parte, considero que es la primera vez que la Inteligencia Artificial será un factor de desequilibrio en unas elecciones. El espectáculo será imponente y lo que suceda cambiará el mundo, afectará a la OTAN, a Ucrania, a Rusia, a Israel y a Gaza. Sin embargo la inercia en el factor de diferencia, en esta ocasión será algo que todavía no conocemos, impredecible, un algoritmo de inteligencia artificial que alterará el futuro del mundo disfrazado de democracia. Nunca ha habido un tablero de ajedrez de esta magnitud. La politización del mundo a través de premisas variables, cada votante escuchará por su interacción local lo que quiera oír. El nuevo líder contemporáneo no tiene una propuesta política para tener seguidores, sino tiene todas las propuestas políticas para cada votante, es decir yo votante tengo posibilidades de una votación a la carta y todo es un gran teatro segmentado, donde para unos es una comedia y para otros es un melodrama. Uno escoge el final de la película. El tablero es de comunicaciones o donde sea posible, todo se convierte en la hipermegapropaganda, a diferencia de Goebels, la superioridad de la raza no importa, Gemini AI armó un escándalo cuando generó vikingos negros en su primer lanzamiento hace unas semanas.

Una manera de ver y decodificar el tablero global puede ser un evento de arte como la Bienal de Venecia. Diferenciar el canvas y el tablero de ajedrez.

Expliquemos brevemente lo que es la Bienal:

Giardini de la Bienal de Venecia es un parque histórico en Venecia, Italia, que alberga uno de los principales lugares de exposición de la Bienal de Venecia, una de las exposiciones de arte contemporáneo más prestigiosas del mundo. El Giardini («Jardines» en italiano) es un espacio curado donde a los países participantes se les asignan pabellones para exhibir el trabajo de los artistas elegidos.

Historia:

Los Giardini han sido el lugar central de la Bienal de Venecia desde sus inicios en 1895, lo que lo convierte en una parte importante de la historia del evento.

Pabellones:

Cada país participante suele tener su propio pabellón dentro de los Giardini. Estos pabellones suelen tener una arquitectura única y sirven como espacios para exhibir el trabajo de artistas elegidos para representar a su país.

Exhibición internacional:

En Giardini es donde los visitantes pueden explorar una amplia gama de representaciones de arte contemporáneo de todo el mundo, ya que cada pabellón ofrece una visión de las expresiones artísticas de diferentes culturas y perspectivas.

Diversidad artística:

La Bienal de Venecia en Giardini es conocida por la diversidad de obras de arte; desde pinturas y esculturas hasta instalaciones, performances y presentaciones multimedia.

Temas curatoriales:

Cada edición de la Bienal de Venecia tiene un tema específico elegido por el curador designado, proporcionando un hilo unificador que une las diversas exposiciones dentro del Giardini y hay otros eventos simultáneos sucediendo en otros lugares de Venecia.

Nota: México no tiene pabellón en Giardini y no ha tenido un pabellón constante o permanente dentro de la Ciudad de Venecia. No tiene el objetivo de echar a andar ninguna maquinaria, básicamente es una estrategia muy básica de poder comprobar gastos.

Los visitantes al Giardini con cierta sensibilidad pueden sumergirse en un diálogo de arte “oficial” de cada país, una convergencia de los pequeños o grandes intereses de cada nación; un contraste, un tráfico de ideas que requieren de ser decodificadas en caso de que haya interés en su lectura. En realidad es muy evidente la gran maquinaria del arte, una lucha entre el Eurocentrismo y el mercado americano. Un ejemplo muy claro fue en 1995, el consolidar a Bill Viola como artista, lo cual fue un esfuerzo del pabellón americano y la Fundación Peggy Guggenheim, solamente por poner un ejemplo. La Fundación Peggy Guggenheim tiene un edificio y colección permanente en Venecia. La maquinaria este año se enfoca en oriente, dar un menú importante de artistas orientales, tres veces más que en otro momento para coleccionistas de Hong Kong, Japón, China, Korea, y el que se una de occidente.

Si vemos el arte como metáfora de la realidad o como posible nueva metáfora de futuro, es el cambio de polos de poder, oriente tiene un peso específico que se suma con capas y capas de tiempo y procesos. Capitales frescos al mercado del arte.

Sin embargo los artistas usan sus herramientas para tratar de interactuar con las otras realidades, En medio del conflicto, el arte emerge como un faro de esperanza y diplomacia.

En el Giardini, la artista Ruth Patir, presenta su trabajo en video, “Keening”, el cual se puede ver a través del cristal, sin embargo (M)otherland no se puede apreciar desde afuera. Son piezas de arte en espera del corazón abierto que pueda volver a ver arte pronto

Ruth Patir dijo: “como artista y educadora, estoy en contra de un boicot cultural, pero se me dificulta presentar un proyecto que habla de la vulnerabilidad de la vida en tiempos donde todo mundo ignora el valor de la misma”

La artista y las curadoras, Mira Lapidot y Tamar Margalit, del Pabellón de Israel están listas para inaugurar su exposición, pero su decisión depende de un momento crucial: el logro de un acuerdo de liberación de rehenes y cese al fuego. A medida que persisten las tensiones, el ámbito cultural se cruza con las negociaciones políticas, enfatizando la posible visibilidad del mensaje y tratando de recargar el impacto del arte en el fomento del diálogo y la reconciliación.

Diplomacia artística: La exposición en la Bienal de Venecia del Pabellón de Israel comenzará tras el acuerdo de liberación de rehenes y cesé al fuego.

Estamos viviendo tiempos extraños, inmunes a la sensibilidad humana y mucho menos al arte. Somos inmunes ya a cualquier cosa, respondemos por reflejos de defensa o por filtros de cualquier índole. Tenemos que recuperar la capacidad de reflexionar y de conmovernos. La cifra de muertos en Gaza es de 34 mil muertos y en Israel otras mil personas han perdido la vida.

En contraste sólo por establecer un mero contrapunto, el número de muertos en México, relacionados con el narcotráfico y crímenes de violencia, es muy similar a Gaza, en medio de una política de abrazos no balazos. No hay nada de qué preocuparse, el pabellón de México en Venecia asociado a la Bienal abrirá sin mayor problema ya que considera que el número de muertos en nuestro país es razonable.

El estudio Índice de la Paz en México, realizado por el Instituto para la Economía y la Paz en México (IEP), informó que en los últimos ocho años los homicidios asociados al narcotráfico han aumentado casi un 300%, pasando de 8 mil muertes en 2015 a 23 mil 500 en 2022 (sin embargo siempre cabe la posibilidad de “otros números”). Otros homicidios con violencia no relacionados al narcotráfico están alrededor de 12 mil muertes adicionales al año. Hay cifras que no estoy seguro si se integran a las estadísticas oficiales, como es el caso de los migrantes desaparecidos; hay números publicados muy mal redactados, que van desde 700 personas al año hasta 7 mil. Todos los números publicados ofrecen el disclaimer de que se consideran bajos.

México presenta, “Nos marchamos, regresábamos siempre”, de la curadora Tania Ragasol con el artista visual Erick Meyenberg, que sigue a la temática general de la Bienal, “Extranjeros por todas partes”, planteada por el curador de la Exposición Internacional de Arte de la Bienal de Venecia, el brasileño, Adriano Pedroza. Una narrativa de México como un lugar que siempre recibe a los refugiados. El pabellón de México estará en el Arsenale.

Por otro lado el Pabellón de Rusia, del Giardini, no abrirá este año por segunda vez consecutiva. Sin embargo el pabellón de Ukrania tendrá exposición con los siguientes artistas: Katya Buchatska, Andrii Dostliev, Lia Dostlieva, Daniil Revkovskyi, Andrii Rachynskyi y Oleksandr Burlaka.

Palestina presentó por primera vez una exposición en la Bienal de Venecia en el 2009. En esta ocasión, en el 2024, será “SOUTH WEST BANK”. Landworks, Acciones Colectivas y sonido. Exposición Multimedia del uso de la agricultura y la tierra. Evento colateral de la 60ª Exposición Internacional de Arte, La Biennale di Venezia, 20 abril al 24 noviembre 2024, Curador: Jonathan Turner. Organizado por Artists + Allies x Hebron, presentado en cooperación con Dar Jacir for Art and Research  en Belén. Sede: Magazzino Gallery, Palazzo Contarini Polignac.

Conclusión

En 1943, hace 80 años, el mundo se conmovía al escuchar acerca de las huelgas de hambre de Gandhi como un testimonio de resistencia no violenta. En aquella época se hablaba de libertad, de justicia y de paz. Gandhi empleó sus huelgas de hambre como herramienta para amplificar su mensaje y movilizar a las masas. A través del autosacrificio, subrayó la urgencia de su causa, obligó tanto a sus adversarios como a sus partidarios a enfrentar las injusticias del dominio colonial; encarnaron una profunda convicción espiritual y moral. Sus acciones inspiraron a innumerables personas a enfrentarse a la opresión y a la tiranía, iniciando un movimiento global por el cambio.

Hoy en día vemos un noticiero como si fuera un programa de televisión de ficción, cenamos sin escandalizarnos y ya hemos vuelto natural todo esto que esta sucediendo en el mundo. Las cosas no están bien y se requiere de acciones ciudadanas. Según Obama, ser ciudadano es el puesto político contemporáneo más importante. Es momento de ser ciudadanos y volvernos a conmover y luchar por términos como libertad, justicia y paz.

Carta abierta firmada por 23 mil artistas y otros creativos, que llama a que haya una restricción al pabellón de Israel, en la Bienal de Venecia, citando la prohibición del stand de Sud-Africa entre 1968 y 1993.

El presente artículo ha sido publicado simultáneamente en: Revistadesubastas.com y en el periódico PLAZA DE ARMAS de Querétaro

 

Abrir chat
¿En qué lo puedo ayudar?
Bienvenido
En qué podemos ayudarte